David Kavlin

Su estilo es más el de un comprador que el de un galanazo. Ser nómade sumó a su batería de seductor cualidades como hablar en guaraní y reconocer dialectos para distinguir de dónde proviene una mujer. Hijo de un coya y una tucumana, hoy el conductor le imprime tics personales a sus conducciones, algunas de las cuales disfrutamos en Vale la pena (junto a Carla Conte) y en el regreso de  uno de los clásicos de la pantalla argentina “Feliz domingo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *