Andres Calamaro

Es un cantante, músico, compositor y productor discográfico argentino. A lo largo de su carrera ha pertenecido a bandas como Los Abuelos de la Nada y Los Rodríguez, teniendo también una destacada carrera como solista. Ha vivido a lo largo de su vida alternando entre Buenos Aires y Madrid.

Calamaro recibe su primer instrumento, un Bandoneón, a los ocho años.1 Dos años después compone su primera canción, «La chica del paraguas». Desde los trece años se vuelca con la guitarra eléctrica y al piano, instrumento que aprende a tocar junto a su maestro Oswaldo Calo. Años después, en Uruguay, Calamaro recibe su primera oferta de trabajo, como teclista en el grupo Raíces, al que fue recomendado por Sergio Makaroff. Debuta oficialmente como músico con el disco de este grupo: B. O. V.

Durante su juventud cursa durante poco tiempo la carrera de derechos humanos para finalmente dedicarse de lleno a la música.2 Prueba suerte con la Chorizo Colorado Blues Band, que forma con su amigo Augusto Gringui Herrera, para intentarlo después con una agrupación que seguía la línea de The Platters, inclinándose por el rock, para así definirse de nuevo junto a Gringui en lo que sería su proyecto, Elmer’s Band, al que se suma Eduardo Cano (posterior bajista de Los Twist).

Con Miguel Abuelo como líder, se forma la nueva alineación de Los Abuelos de la Nada. La banda está compuesta entonces por el productor y bajista Cachorro López, el cantor de tangos y saxofonista Daniel Melingo, el guitarrista de La Máquina de Hacer Pájaros Gustavo Bazterrica y el baterista Polo Corbella. Mientras trabaja en la banda de Miguel Abuelo, Calamaro tiene la oportunidad de pertenecer simultáneamente a la banda soporte de Charly García, quien había oficiado de productor de Los Abuelos de la Nada y se había fijado en ellos para sus presentaciones en vivo.

Además de su trabajo como teclista, Calamaro colabora en Los Abuelos con composiciones propias, llegando a ser reconocido como compositor. En 1982 sale a la venta el primer disco del grupo, del que extrae el sencillo compuesto por Calamaro «Sin gamulán».3 El mismo éxito tendría «Mil horas», del siguiente disco Vasos y besos. Mientras toca con esta banda, Calamaro participa en la musicalización de la obra «Tango salsa» de Roberto Granados, lo que le permite dar a conocer cada vez más temas propios, de los cuales algunos son compartidos con su amigo Augusto Gringui Herrera. Así, en 1984 y sin haberse publicado aún el tercer álbum de estudio de Los Abuelos de la Nada, lanza su primer disco en solitario, Hotel Calamaro, producido por Charly García. Al mismo tiempo, abandona su acompañamiento en la banda soporte de García debido a sus compromisos con Los Abuelos de la Nada (su puesto en dicha banda se ocuparía en esos días por el rosarino Fito Páez). En 1984 saldría a la venta el último disco de estudio firmado po

r Andrés Calamaro con Los Abuelos de la Nada, Himno de mi corazón. De su carrera en los Abuelos de la Nada cabe destacar dos temas que son parte del inconsciente colectivo musical del Río de la Plata: “Mil horas” y “Costumbres argentinas”.

En la primavera de 1990 Calamaro parte a España, donde se une a Ariel Rot y Julián Infante, ambos exintegrantes de Tequila, para llevar a cabo un nuevo proyecto musical bautizado como Los Rodríguez (en España se le llama «Rodríguez» al hombre que sigue trabajando mientras su esposa se va de vacaciones con los hijos, con un componente de libertad para hacer cosas que habitualmente no puede hacer). Luego de varios años como solista, Calamaro vuelve así a formar una banda que completaba su formación con Germán Villela a la batería y Daniel Zamora al bajo. La banda editó tres álbumes en estudio (Buena suerte, Sin documentos y Palabras más, palabras menos) y uno en directo, Disco pirata.

Con Los Rodríguez Calamaro vuelve a conocer el éxito masivo que obtuvo con Los Abuelos de la Nada, pero esta vez a ambos lados del Atlántico. El primer álbum del grupo, Buena suerte (1991), contiene el tema «Mi enfermedad», tema que fue solicitado por Diego Armando Maradona para su regreso al fútbol (con la voz de la cantante Fabiana Cantilo). Tras Buena suerte llega Disco pirata, donde se recogen presentaciones en vivo, colaboraciones con Fito Páez e incluso un cover de Sui Generis de la canción «Mr. Jones».

El tercer disco, Sin documentos, sale a la venta en 1993 y en él se recogen algunas de las canciones más reconocidas de la banda: «Dulce condena» y «Sin documentos». El disco sería elegido en 2010 en el puesto vigésimoquinto de “Los 50 mejores álbumes de rock español” por la revista Rolling Stone.

En 1997, concluida la exitosa etapa junto a Los Rodríguez, Calamaro emprende un nuevo proyecto que lo llevaría a Estados Unidos. En este país graba, junto a músicos de sesión, los temas de su nuevo trabajo como solista, titulado: Alta suciedad y que incluye canciones como «Flaca», «Media Verónica», «Crímenes perfectos» o «Loco», cuya letra le produciría cierta polémica (concretamente el verso «Voy a salir a caminar solito, sentarme en un parque a fumar un porrito»).

Alta suciedad es un éxito de ventas, superando las 500 000 copias vendidas en todo el mundo (el segundo disco más vendido del rock argentino en aquel momento tras El amor después del amor, de Fito Páez) y lleva al músico a realizar gran cantidad de recitales, en los cuales comparte escenario con músicos como Fito Páez y Joaquín Sabina entre otros. Diez años después (2007) Alta suciedad sería ubicado en el décimo puesto por 180 músicos y periodistas musicales en la lista de Los 100 mejores álbumes del rock argentino elegida por la revista Rolling Stone.

Justo después de este disco Calamaro lanzaría Las otras caras de alta suciedad Inéditos + rarezas + canciones donde se encuentran las caras B de la época de producción de Alta suciedad. Durante el año 1997 Calamaro participa en el EP de su antigua banda Raíces titulado Ey Bo Road, concretamente en la canción «Candombe de las esquinas».

Con su veloz ritmo de composición, entre fines de 1998 y mediados de 1999, había compuesto o retocado más de cien canciones, ya listas para ser editadas. Por evidentes problemas de espacio en su siguiente disco se editan únicamente treinta y siete, una por cada año de edad del cantante en aquel momento. Es así como nace Honestidad brutal, hasta ese momento el disco más largo de la historia del rock argentino y, para algunos críticos el mejor trabajo de Calamaro.

Honestidad brutal coloca a Calamaro en lo más alto de la escena musical en español. Es además un disco complicado por la situación vital de excesos en que se veía rodeado, en el contexto de una ruptura sentimental.9 En la misma lista Rolling Stone, donde más de 150 músicos escogían los 100 discos más importantes del rock argentino, Honestidad Brutal ocuparía el puesto 30º.4 De hecho, el disco ha ido creciendo en la consideración de la crítica: en 2010 fue elegido por la misma revista en el tercer puesto de los “50 mejores discos de rock español”

El año 2000 se produce una nueva explosión de creatividad del músico argentino. Tras seleccionar trescientos temas, de quinientos que graba, el artista viaja a España con sus músicos (Ciro Fogliata, Guillermo Martín, Candy Caramelo, Gringui Herrera, el Niño Bruno y el guitarrista Coti Sorokin) y graba las 103 canciones que son presentadas en El salmón, un álbum histórico para la industria musical, ya que este era compuesto por nada más y nada menos que cinco CDs. La agotadora experiencia de componer y editar El Salmón sumerge a Calamaro en una sequía creativa que durará cuatro años, en los que no editará material alguno, y en los que se especula con una retirada prematura del músico.

En el 2011, formó pareja con la modelo Micaela Breque. Tras una breve separación en 2013, que causó gran revuelo mediático, Calamaro y Breque retomaron la relación, tal que se los pudo ver juntos cuando Calamaro fue invitado al partido despedida de Ariel Ortega en el Estadio Monumental, el 13 de julio de 2013.

En 2013, Calamaro presentó su más reciente producción discográfica titulada Bohemio, que salió a la venta desde el 17 de septiembre. El primer sencillo del disco es “Cuando no estás”. La canción recibió muy buenas criticas del público.

Tras estar cumpliendo una exitosa gira, en diciembre publica los siguientes sencillos del álbum, que son “Bohemio”, “Rehenes” y “Plástico Fino”.

En el mes de octubre se presentara en una mimi-gira con el músico español Enrique Bunbury dando conciertos en varias ciudades de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *